Bloodbuzz Ohio

Conocí a The National cuando tenía dieciséis años. La primera vez que escuché una canción suya en la serie Skins, despertó al instante una curiosidad, de aquellas en que uno se memoriza la letra para saber después su nombre. El ritmo de la batería de Bloodbuzz Ohio repercutía en mi cabeza como un circo de animales incendiándose. ¡Qué voz tan más grave! pensé. Sentí un halo de melancolía con cada nota que el piano acentuaba y las guitarras muy al fondo entreverándose aunque siempre presentes. No se parecía a nada que había escuchado antes. Un estilo de componer nuevo. Muy libre.

Con el paso del tiempo me doy cuenta de su autenticidad. Ahora que han pasado nueve años desde que conocí a la banda puedo más o menos explicar por qué el tiempo ha solidificado su música. Pues para mí, The National es una guitarra a la que el aire le ha hecho bien; cada vez se aprecia mejor. A mi parecer, la banda ha trascendido por tener las siguientes virtudes:

  1. Los instrumentos no funcionan por sí solos pero en conjunto crean una atmósfera única y original. Imaginen un libro de poesía en dónde si toman un poema y lo integran a una antología falla en transmitir su efecto. O al menos no golpea igual a que si lo leen con los otros poemas del libro al cual pertenece. Cada instrumento lleva su propia narrativa sin opacar a los otros o llamar demasiado la atención. (Creo seriamente que esta es una razón por la cual siguen haciendo música).
  2. Tanto como músicos como banda han logrado evolucionar su estilo sin cambiar drásticamente. Lo cual no es malo, pero en el momento en que una banda cambia de estilo hacia algo más complejo y difícil de digerir, una considerable cantidad de fans se aleja de su música o se queda escuchando su material previo. No es el caso de The National. A través de los años han triunfado en darnos ese sentimiento que es muy suyo y que no te lo da otra banda.
  3. Letras poéticas. Cuando escucho I still owe money to the money to the money I owe me imagino estando en otra ciudad. Una calle con un carril de ida y otro de vuelta. La calle está rodeada de árboles frondosos. Yo camino en sentido contrario sin ningún destino en específico. Y no pienso en nada más.

No pretendo decir que estas sean las únicas virtudes. Se puede dar el caso de que haya muchos más. Y estoy seguro de que las hay. Pero a mi modo de verlo, The National es un lente para ver la vida de una forma más divertida. Y hay críticos que con respeto, la tachan de ser aburrida. Qué ironía.

A 11

En dos lugares a la vez 

no más

un mundo corre.

Me susurras una palabra de ánimo

sin pasar el carrete.

A 12

Como si estuviera muerto

o vivo o ciego.

Como si fuera 

un reloj de arena. 

A 13 

¿Dónde está la flor? 

No sabemos dónde está 

ni si está entre nosotros. 

A 14 

Reflejos de hoy 

sumergidos por muchos años

en esa ilusión

junto al mar.

A 15

Como la luz del sol

en invierno

los años pasan enterrados

y a ninguno le escribo

los anhelos que evoca

aquél hogar. 

Alex Andonie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s